martes, 3 de julio de 2012

Brasil 1: ECO 92 - La Cumbre de la Tierra


En el mes de junio de 2012, se desarrolló en Brasil la cita mundial sobre ambiente y desarrollo sostenible que fue promovida con el nombre de “Río+20” en alusión al aniversario de la “Cumbre de la Tierra” (la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente y el desarrollo - UNCED), que se desarrolló en Río de Janeiro hace veinte años.

Eso me ha llevado a recordar una serie de eventos y experiencias que viví en esa ciudad brasilera hace dos décadas, cuando participé en ese gran foro transcontinental que fue conocido también como “Eco-92”.

Viajamos a Río con mi amigo y colega de CIUDAD, Diego Carrión. Él iba a participar en las actividades organizadas por la Coalición Internacional del Hábitat (HIC) y yo en las que había previsto realizar en esa ciudad, el Secretariado Internacional del Agua (SIA) durante la “Cumbre de la Tierra”.

Como ya he relatado anteriormente, yo había organizado en Quito en los primeros días de diciembre de 1991, un foro latinoamericano al que bautizamos como “Forum-Quito-H2O: Agua, saneamiento, medio ambiente y desarrollo” por encargo del “Secretariado Internacional del Agua” en asociación con “REDES” y “CIUDAD”. 


Previamente el SIA había realizado dos foros semejantes, uno asiático y otro africano;  los tres fueron pensados como actividades preparatorias a la “Cumbre del Tierra” que se llevaría a cabo en  Río en junio de 1992.  

Para unificar los criterios surgidos de los tres foros continentales el SIA organizó en Estrasburgo, Francia a fines de diciembre de 1991 el foro intercontinental: "ONGs, agua y medio ambiente, estrategias para el futuro". Allí unificamos en un solo documento los resultados, enfoques y planteamientos de los tres foros y planificamos una serie de estrategias para participar con éxito y contundencia en Río de Janeiro, seis meses  después.

Una de las constataciones que fueron debatidas se refería a que la problemática del agua no había sido incluida en la agenda de la Conferencia Oficial… ¡era increíble!... no lo podíamos creer pero efectivamente pudimos constatar que el tema del agua no había sido considerada como uno de los ejes prioritarios de la “cumbre sobre ambiente y desarrollo” a pesar de su importancia para la vida del planeta y de su importancia para todo tipo de actividades ligadas al concepto de desarrollo…

Era impensable que no se discutiera el tema del agua en relación al concepto de “desarrollo sostenible” y como un derecho ligado al “derecho a la vida” y a la conservación de la naturaleza.

Así pues, como miembros del “Secretariado Internacional del Agua” nos propusimos tener un rol protagónico en “Eco-92”.  Nos inscribimos para participar en el “foro alternativo” que iba a desarrollarse de manera paralela a la “conferencia oficial” para lograr junto a otras ONG, organizaciones comunitarias, instituciones académicas y otros actores de la sociedad civil, un planteamiento común, que diera cuenta de las preocupaciones, debates y propuestas de la comunidad internacional en relación al agua.

Logramos luego de un importante cabildeo en los meses subsiguientes, que se organizara en el llamado “Foro de las ONG”, una mesa de debate sobre la temática del agua. En ese ámbito deberíamos producir un “Tratado alternativo sobre el agua” con el propósito de hacerlo llegar a la Conferencia de ministros y mandatarios para que al menos pudiesen sensibilizarse sobre ese importantísimo problema. (Ya en los hechos a ese debate y al tratado de él derivado, se lo denominó “Tratado del agua dulce”, pues en otra mesa iba a debatirse el tema de los mares y océanos).

El otro propósito que nos impusimos para nuestra presencia en Río, fue llamar la atención de las autoridades pero también de los medios y de la población mundial en general sobe la importancia del cuidado del agua, para la preservación ambiental pero también para un desarrollo respetuoso de la vida.

Ahí nació -de la mente creativa e ingeniosa de Raymond Jost- el concepto denominado “La Gota de la Esperanza”.

Como ya he relatado el SIA agrupa a personas de diversas nacionalidades y de todos los continentes: representantes de varias ONG, asociaciones, redes, instituciones académicas… actores de muchas diferentes vertientes vinculadas al sector del agua, al saneamiento y al desarrollo.

La cabeza y el motor del SIA es Raymond Jost, un alsaciano residente en Montreal desde hace mucho tiempo, de dos metros de alto, dos de ancho y una cabeza en constante proceso de ebullición en lo que tiene que ver con la generación de ideas e iniciativas siempre novedosas e interesantes.

Nos propuso una idea que enseguida nos encantó: llegar a Río de Janeiro con un globo aerostático tripulado, con forma de “gota de agua”. El globo se elevaría en diversos lugares importantes de la ciudad y en distintos momentos, para sensibilizar a todos sobre la importancia del agua para el ambiente.

En los meses siguientes preparamos con detenimiento los detalles de esta formidable idea y los mecanismos para llevarla a la práctica.

En la concepción original de Raymond, el globo serviría para conducir el “Tratado alternativo sobre el agua” desde el “Foro de las ONG” a la sede oficial de la Conferencia para ser entregado a todos los gobernantes del mundo. (Esto finalmente no fue posible hacer porque la “seguridad” de los presidentes no lo autorizó). 

El 26 de mayo de 1992 obtuve la visa requerida para poder ingresar al Brasil y viajamos a Río con Diego, el sábado 30 de mayo de ese año.

En un reporte de mi viaje que redacté a mi regreso, puntualizaba que los objetivos de mi presencia en Eco-92 eran: el Lanzamiento del globo “Una Gota de la Esperanza”, participación en la ceremonia de apertura y presencia en el “Foro Global de ONG”; presencia y participación en la UNCED/92; contribución a la discusión del tema "agua" y participación en la redacción del "Tratado sobre agua" en el Foro Global de ONG y promoción de CIUDAD, REDES y del SIA.

El lunes 01 de junio, junto a Raymond y mi colega brasilera Regina Pacheco, a quién todos conocemos cariñosamente como “Biba”, mantuvimos una reunión con Telma Castello Franco, representante del Foro Brasile­ro de ONG para programar nuestra participación y lograr nuestra inscripción en el Foro Global de ONG en la mesa que enfocaría el tema del agua. Luego realizamos una visita del Parque Flamengo sede de las actividades del Foro Global de ONG para familiarizarnos con ese espacio.

En la noche los miembros del SIA tuvimos una reunión informal un departamento que alquilamos como sede de nuestro cuartel general en la rua Oswaldo Cruz. Participaron en esa reunión Lilia Ramos de Filipinas, presidenta del SIA, Raymond Jost, Gilles Huot, Daniel Allard y Mildrey Villegas del equipo del SIA de Montreal, Regina Pacheco de Brasil, Ilbrahima Cheik-Diong de Senegal y Mario Vásconez del Ecuador.

El martes 02 Lilia y yo volvimos a reunirnos con Telma Castello Branco para definir los detalles de nuestra participación en el Día del Agua (que tendría lugar en la “Casa Franco-Brasileña” el viernes 05 de Junio) y en la sesión destinada al tema del agua en el Foro Global (el domingo 07 de Junio).

En la tarde, todos los miembros del SIA estuvimos presente en la Playa Flamengo para la inauguración del Foro de las ONG.

Maurice F. Strong, Secretario General de la Conferencia ECO-92, quien desde hacía varios meses había ofrecido que las bases para la protección ambiental establecidas en Estocolmo en 1972, se desarrollarían y ampliarían en la cita de Río, durante la inauguración del Foro cambió sorpresivamente  su discurso.

Strong había mantenido que “los habitantes del planeta, especialmente los jóvenes y las futuras generaciones, considerarían a los delegados oficiales como responsables por las realizaciones u omisiones que pudieran salir de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro”.

Sus frases: “La Tierra es nuestro único hogar… ésta es la última oportunidad para salvarla… su destino está literalmente, en nuestras manos", habían tenido gran impacto. 

Sin embargo, en la conferencia de prensa luego de inaugurar el Foro de las ONG modificó su declaración anterior, diciendo a los periodistas allí reunidos que le presionaban por resultados concretos: "…nosotros no podemos salvar el mundo de un solo plumazo…";  agregando a continuación: "…ustedes tienen  que comprender que para estos problemas… “no hay no hay soluciones rápidas…".

En “Río+20” se vio que esas palabras resultaron proféticas… Veinte años después poco o nada se ha avanzado en cuanto a la preservación del planeta y en cuanto a poner freno al derroche, a la depredación de los recursos naturales y a la contaminación.  




Pero volvamos al tema de la inauguración del Foro de las ONG y el lanzamiento de nuestro globo como parte del acto inaugural.

Esa tarde del martes 02 de junio, en la playa Flamengo, una de las más celebres de Río de Janeiro, miles de personas se congregaron para este evento que comenzó cuando la multitud dio la bienvenida a una embarcación, réplica de un barco vikingo, bautizada con el nombre de “Gaia” en honor de la diosa griega de la tierra y la naturaleza.

El velero había zarpado de Noruega y recorrió 17000 millas náuticas portando una carga de mensajes de miles de niños, a los líderes del mundo, en los que les pedían llegar a acuerdos para proteger el planeta.

El acto inaugural contó con la presencia de la actriz brasileña Regina Duarte y el actor inglés Roger Moore que actuaron como maestros de ceremonia. Recuerdo que Moore metió la pata y de forma bastante inapropiadamente hizo referencia a sus visitas previas a Rio de Janeiro en el marco del jet set y de sus hazañas como agente 007, lo cual no fue necesariamente bien aceptado por la gente…

Ciertos boletines de prensa así lo reseñaban pero, en todos los casos, los periodistas destacaban que pese a ello, el “invitado de honor” de la noche fue nuestro globo: 

“El evento final de la ceremonia fue el lanzamiento simbólico de un globo de aire caliente de 80 pies de alto llamado ’Una gota de la esperanza’. El globo, según los organizadores, viajará alrededor del mundo durante los próximos dos años, llevando a todos los países las resoluciones adoptadas en Río de Janeiro”
.
Para llevar a cabo su idea durante la conferencia de Río de Janeiro,  Raymond no consiguió un globo en forma de “gota” pero consiguió un globo sencillo de color blanco en el que hizo pintar una enorme gota de agua de color azul.

Otro globo más grande, fue bautizado posteriormente -como fue la propuesta original en la reunión de Estrasburgo- con el sugerente nombre de “La Gota de la Esperanza” y ha estado presente en una serie de importantes eventos mundiales sobre temas ambientales y del agua, como un símbolo activo de las acciones y propuestas del Secretariado Internacional del Agua.


La “Gota de la Esperanza” fue concebida como un símbolo del compromiso ambiental de todos, portador de un mensaje de esperanza y de solidaridad que de testimonio del compromiso de diversos grupos e individuos implicados en la conservación del agua y el respeto a la vida en el planeta.

En Río la inauguración del Foro fue una ceremonia muy emotiva y el lanzamiento de la "Gota de la Esperanza” uno de los actos más significativos de ese gigantesco carnaval en el que participaron cientos de personas de todo el mundo.

Otros colegas del SIA habían llegado a Rio y pudieron estar presentes en ese acto, acompañando a Raymond y a Lilia que estaban en el estrado; Biba y yo nos reunimos allí con queridos amigos como Gilles Hout de Canadá, Ibrahima Cheik-Diong de Senegal y Laurent Chabert d'Hières de Francia.

El enorme globo de veinte y cuatro metros de alto fue pensado como una herramienta de sensibilización, comunicación y educación… y tuvo un gran impacto.

Para promover esa iniciativa sacamos un tríptico con un dibujo del globo y la información básica de sus principios y objetivos.

Es curioso, no se si fue una casualidad o si el artista se inspiró en su interlocutor, pero el dibujo del globo de ese folleto, siempre me pareció la viva imagen de Raymond, su creador
.
El montaje de la “operación globo” fue posible gracias a un vasto movimiento internacional de solidaridad en el que participaron innumerables actores vinculados a la cuestión del agua. Los aliados de la “Gota de la Esperanza” provinieron tanto del Sur como del Norte… en el proceso participaron y sumaron sus aportes, diversos actores: agencias de cooperación internacional, ONG, colectivos ciudadanos, gobier­nos locales, organismos internacionales, empresas, centros de investigación y formación, etc. Uno de nuestros aliados en esa ocasión fue nuestro viejo amigo Jacques Bugnicourt, fundador de la ONG “Enda-Tiers-Monde” de Senegal.

El miércoles 03 todos los colegas del SIA subimos al “Morro de Urca” y al “Pan de Azúcar” para participar en los vuelos del globo. Este se pudo elevar -una y otra vez- en esos emblemáticos lugares como parte del objetivo de promover la importancia del tema del agua en ECO-92.

Tuvimos un gran éxito en esa acción… en los dos sitios la gente perdía la cabeza por subir al globo y contemplar desde lo alto, la magnifica vista de la ciudad y la bahía de Río.

El jueves 04 nos desplazamos con Lilia a “Río Center”, sede de la reunión oficial UNCED-92, para inscribirnos y participar también en ese ámbito de discusión y toma de decisiones. Para nosotros era importante realizar las acciones de comunicación y aportar al debate en el foro alternativo, pero considerábamos de importancia fundamental también, el poder dialogar e intercambiar ideas con quienes conducen las políticas a nivel planetario y a nivel de los gobiernos nacionales y locales.

En la tarde, junto con Biba participamos en la reunión sobre “la cuestión urbana” que se había programado en la carpa 18 del Parque Flamengo como parte de as acciones de nuestros colegas de la Coalición Internacional del Hábitat – HIC.

Allí nos pudimos reunir con queridos amigos como Enrique Ortiz Secretario General del HIC, Alejandro Florián de Fedevivienda-Colombia, Diego Carrión (mi colega de CIUDAD), Etienne Henry del INRETS- Francia, Alfredo Rodríguez de SUR-Chile, Silvio Caccia Bava y Elizabeth Grimberg de POLIS-Brasil, entre otros.

Elizabeth nos hizo una entrevista e Biba y a mí sobre el rol del Secretariado del Agua, sobre nuestra participación en esa estructura en representación de América Latina y sobre el globo “Una Gota de la Esperanza” que tanto impacto provocó en Río en ECO-92. Esas entrevistas fueron publicadas algún tiempo después en la revista de POLIS sobre “El futuro de las ciudades”.

El viernes 05 de junio participamos en la celebración prevista por el “Día del agua” en la Casa Franco-Brasileña y luego en una reunión sobre gestión de cuencas hidrográficas y participación popular. Allí, con Biba, tuvimos la ocasión de reunirnos con nuestro recordado amigo Celso Daniel, que llegó a ser en 1997 prefecto de Santo André en el Estado de Sao Paulo. (Años más tarde -en enero de 2002- Celso fue cobardemente asesinado estando todavía en funciones, luego de su relección).

En ese lugar también hicimos subidas y bajadas sucesivas del “globo” y pudimos invitar a acompañarnos en esa actividad a varias personalidades presentes, como al Gobernador de Río, Leonel Brizola y al propio Celso que subió varias veces, disfrutando como un niño chico de esa experiencia.  

El sábado 06 tuvimos una reunión del Consejo de Administración del Secretariado Internacional del Agua en el departamento de la rua Oswaldo Cruz. Participaron en esa reunión nuestra colega Lilia Ramos de Filipinas, presi­denta del SIA, , Gilles Huot, de Canadá, nuestro tesorero, Raymond Jost, Secretario General, lbrahima Cheik-Diong de Senegal, Mario Vásconez del Ecuador, Hilda Kiwasila de Tanzania, Regina Pacheco de Brasil, Laurent Chabert d'Hières de Francia y Sanjit Bunker Roy de la India.

En la tarde participé en una reunión con personeros de unas 20 ONG del Foro Brasilero interesadas en el tema del agua, para discutir sobre la programación prevista para el día domingo 07 de Junio, en el Parque Flamengo. En esa reunión se decidió que Telma Castello Branco y yo seríamos los coordinadores de la discusión del “Tratado del Agua Dulce” y se incorporó a Emilia Rutkowski como relatora. (Posteriormente, por razones internas, el Foro decidió sustituir a Telma por Mario César López como  coordinador brasilero de las sesiones).

El domingo 07 se inició el debate sobre el tema del agua en la sesión de trabajo que, según la programación del Foro Global de ONG, se debía realizar en la carpa 33 del Parque Flamengo.

La jornada comenzó con la presentación de varias experien­cias. La coordinadora de la sesión fue mi colega Lilia Ramos de Filipinas y los expositores fuimos Aminata Traore de Mali, Jean Jaques Gibert de Francia y yo.

En mi intervención hice referencia a los aportes de dos redes internacionales en las que participaba REDES y SIA y presenté el documento síntesis de la reunión de Estrasburgo como propuesta que sirviera de base para la discusión y la estructuración del “Tratado sobre agua dulce”.

Sobre la base de ese documento y los aportes de diversos colegas del Foro Brasilero, se dio inicio a la discusión de la propuesta del Tratado del Agua. Esa parte de la sesión fue coordinada por Mario César López (Apedema/Brasil) y nos encargamos de la relatoría: Emilia Rutkowski (ADUNICAMP / Brasil), para la versión en inglés; Mario Vásconez (SIA - REDES - CIUDAD / Ecuador), para la versión en español; Laurent Chabert d'Hières (SIA - EAU VIVE / Francia), para la versión en francés y Telma Castello Branco (CAATINGA / Brasil) para la versión en portugués. (Estas dos últimas personas, sin embargo se excusaron de continuar participando en la relatoría final).

En la noche iniciamos el trabajo de relatoría cotejando nuestras notas del debate para  estructurar el texto del Tratado del Agua. Nos reunimos para ello en la sala de computación del Hotel Gloria: Emilia Rutkowski (para el texto en portugués), Mario Vásconez (para el texto en español) y N. S. Peabody III (para el texto en inglés). Algunos miembros del Foro Brasilero también participaron de vez en cuando en la discusión.

Nos pusimos de acuerdo en el texto en una primera versión en inglés y posteriormente Emilia y yo hicimos la traducción al portugués y al español. Una vez con el texto terminado en los tres idiomas, los imprimimos y fotocopiamos. Fue un trabajo agotador, terminamos exhaustos como a las 3 de la mañana, pero con la satisfacción de haber cumplido de buena forma, esa importante delegación.

Al día siguiente, el lunes 08, en la mañana, hicimos la presentación del borrador de la relatoría y leímos el texto del “Tratado” al conjunto de personas que habían participado en la discusión del día anterior y a otras personas interesadas en el tema. Ese debate tuvo lugar también en la Carpa 33 del Parque Flamengo. Al final de la mañana logramos que los asistentes aprobaran el documento con enmiendas menores.

En la tarde los tres redactores nos volvimos a reunir en la sala de computación del Hotel Gloria para la tarea de complementar la redacción del “Tratado sobre Agua Dulce” según las propuestas y aportes de la discusión general de esa mañana. Repetimos el procedimiento… primero hicimos los ajustes al texto en inglés… luego atacamos su traducción al español y al portugués… y posteriormente  su impresión y fotocopiado.

La firma oficial del “Tratado sobre Agua Dulce” fue al día siguiente, en la Carpa 290 del Parque Flamengo.

El texto del “Tratado” se inicia con un PREÁMBULO que da cuenta del Escenario Internacional y la problemática del agua, el medio ambiente y el desarrollo; establece luego una serie de PRINCIPIOS GENERALES y aborda a continuación un PLAN de ACCIONES, que toca temas sumamente importantes como: a) Organización de la sociedad; b) Información y participación local; c) Conservación y restauración ambiental; d) Elaboración de estudios y difusión de tecnologías; e) Condiciones para la implantación; y f) Estrategias Complementarias. Termina con un detalle de los COMPROMISOS que los diferentes actores deberán asumir y un punteo de las posibles fuentes de RECURSOS para poder hacerlo realidad.

Todo este enredo fue una tarea ardua y agotadora pero logré cumplir con éxito los objetivos previstos con mis colegas del SIA para nuestra presencia en ECO-92: hacer una importante contribución a la discusión del tema “agua" y participar en la redacción del "Tratado sobre Agua” en el Foro Global de ONG.

Diego había tenido también un rol protagónico en la redacción del “Tratado sobre la cuestión urbana: los asentamientos humanos y el derecho a vivienda, la ciudad y el hábitat”.

Los dos como representantes de CIUDAD en esta cita mundial terminamos agotado pero satisfechos. Nuestra presencia en ECO-92 fue realmente significativa.

A nuestro regreso a Quito decidimos dejar un testimonio documental de nuestra participación en la “Cumbre de la Tierra” y realizamos la impresión de los dos tratados en los que participamos: el “Tratado de Agua Dulce” y el “Tratado sobre la Cuestión Urbana”. 

Los dos textos fueron incluidos en un documento de CIUDAD que recogía además otros tratados que fueron producidos también en su versión en español: el “Tratado sobe Comunicación, Información, Medios y Redes”; el “Tratado sobre la Deuda”; el “Tratado sobre Educación Ambiental”; el “Tratado sobre Energía”; el “Tratado sobre Residuos”; el tratado sobre “Pueblos Indígenas de América” y el “Tratado entre Pueblos Indígenas y ONG”. 
 
Un par de meses después, en CIUDAD conseguimos unos recursos del Grupo de Trabajo sobre “Deuda externa y desarrollo” e hicimos una compilación que estuvo a mi cargo, que publicamos con el titulo “Agua y Sociedad”. 

En ese libro reprodujimos los principales textos producidos sobre el tema del agua en diversas reuniones previas y durante la cita de Río: la “Carta de Montreal sobre Agua y saneamiento”, las Conclusiones del “Forum-Quito-H2O”; las Conclusiones del “Foro de Estrasburgo” y el “Tratado Alternativo sobre el Agua” producido por las ONG en ECO-92. Incluimos también el “Tratado sobre la Cuestión Urbana” y el “Tratado sobre la Deuda”.
En los actuales momentos, luego del 6to Foro Mundial del Agua (Marsella, marzo/2012) y de RIO+20 (junio/2012) en donde se trataron de evaluar los avances y el cumplimiento de los retos y compromisos establecidos en ECO-92, las ONG de todo el mundo seguimos luchando por difundir y socializar nuestras propuestas y realizaciones y por lograr cambios en las políticas de los gobiernos y las agencias de Cooperación en lo referente al agua, el saneamiento, el ambiente y el desarrollo sostenible pero sin mayores respuestas y resultados.

Numerosas ONG de América Latina nos hallamos desarrollando diversas iniciativas regionales y conjuntas para propiciar el debate, el diálogo, el intercambio de soluciones, conocimientos e información, así como el desarrollo de estrategias de comunicación e incidencia sobre la problemática del agua y el medio ambiente.

En ese marco presenté una propuesta para dinamizar una iniciativa de debate en los países de América del Sur para que las ONG de esta subregión, tradicionalmente muy activas, aporten a un proceso que luego podría tener mayor cobertura y participación a nivel global.

Conseguí el apoyo de la Empresa Pública Metropolitana de Agua  Potable y saneamiento de Quito (EPMAAPS-Q), de “Conservation International”, del “Instituto de la Ciudad”, de la Secretaría Nacional del Agua (SENAGUA) para poder organizar en coordinación con el Secretariado Internacional del Agua (SIA) un nuevo foro regional que titulé FORUM-QUITO-H202. Presenté la propuesta a los responsables de la movilización internacional denominada “Efecto Mariposa – de lo local a lo global” pero no tuve una respuesta concreta.

Trataremos de sacar adelante esta iniciativa en otro momento… pero tengo la impresión de que se está cumpliendo lo expresado en una caricatura que señalaba que deberemos esperar RIO+40 para ver que es lo que no hemos hecho luego de RIO+20.

 
-          Y… finalmente… ¿A qué resolución llegamos?
-         ¡Deja todo para Rio+40 y vamos a broncearnos a Copacabana…!!!

2 comentarios:

  1. Increíble la memoria de Mario Vasconez! Pero hubo más: Mario se perdió de nosotros en la noche de las religiones. Perdió y recuperó su máquina fotográfica, dejada en un taxi carioca. Rio, en estos días, más que nunca ha sido una fiesta, un gran encuentro, una celebración. Celso Daniel ya era alcaide de Santo André - último ano de su primer mandato (1989-92). Sí, me recuerdo de él en el balon, sí, como un niño, siempre tímido, pero muy alegre. Que falta él nos hace a todos. Gracias, Mario, por tu registro. Una historia con mucho colorido. Una parte del mundo se encontró y se abrazó en Rio durante todos aquellos días. Beso. Biba

    ResponderEliminar
  2. Que memoria... claro que fue marcante por la importancia material y simbolica del asunto. Pero yo no guardaba tan preciso recuerdo de la noche de las religiones. Talvez estuve yo, como comentas, bajo influencia de algun Tropico que del Mahikari. Sera esto de que me habla Celia, mi hija que esta de vuelta de Quito con excelente recuerdo de su carinosa acogida. Gracias y fuertes abrazos

    ResponderEliminar